Alemania se prepara para el colapso de sus hospitales

Agricultores, pequeños empresarios y autónomos pueden recibir desde hoy las ayudas organizadas por el gobierno federal para evitar el colapso de la economía alemana y la quiebra de firmas, talleres o campesinos. En una actuación de urgencia sin precedentes, el gobierno federal y las dos cámaras parlamentarias alemanas aprobaron en tan solo cinco días y con el consenso de todos los partidos un gran paraguas de ayudas de hasta 1,2 billones de euros con el que sostener la economía nacional hasta que se supere la crisis del coronavirus. Entre tanto, Alemania contabiliza ya más de 62.000 infectados y más de 540 fallecidos por la epidemia de COVID-19, según cifras de la Universidad Johns Hopkins, que lleva la contabilidad mundial de los afectados por la enfermedad.

La comisionada del gogierno federal para Integración, Annette Widmann-Mauz, exige que se levante la prohibición de trabajar para los peticionarios de asilo con el fin de cubrir la falta de personal de algunos sectores laborales debido a la epidemia de coronavirus. Ante la situación actual «se necesita toda persona que pueda echar una mano», ha declarado la comisionada. Por ese motivo el ministro de Interior, Horst Seehofer, debería permitir que «solicitantes de asilo y personas toleradas puedan trabajar temporalmente en la recogida de cosechas o en la cadena de suministro», señaló Widmann-Mauz, quien considera que ese potencial de mano de obras debe ser aprovechado «rápida y consecuentemente». El ministerio de Interior ha prohibido el ingreso en Alemania por la pandemia de temporeros de otros países de la UE, sobre todo rumanos y polacos, fundamentales en la recogida de cosechas como la del espárrago.

Especialistas en medicina de cuidados intensivos reclaman que los enfermos de coronavirus sean repartidos por toda Alemania. En el caso de que «en dos o tres semanas se alcance el pico de infecciones, los hospitales en algunas regiones verán desbordada sus capacidades, advirtió el presidente de la Asociación Interdisciplinaria Alemana de Medicina Intensiva y de Urgencias (DIVI), Uwe Janssens, en declaraciones al grupo de medios Funke. Jannssens exige que el gobierno federal prepare urgentemente un centro para el reparto de pacientes a nivel nacional hacia otras clínicas y hospitales menos sobrecargados. En esa institución deberían trabajar el Instituto Robert Koch (TKI), que coordina la lucha contra la pandemia en este país, los ministerios de Sanidad e Interior y el ejército federal.

Directo | Así avanza la lucha contra el coronavirus

El Klinikum Wolfsburg se ha convertido en el primer hospital alemán en echar el cierre por saturación y rechazar el ingreso de nuevos pacientes salvo contadas excepciones. La dirección del centro prohíbe tajantemente toda visita al mismo y desvía a nuevos pacientes a otros centros médicos de la ciudad y la región. En una residencia local de ancianos se ha registrado además un fuerte brote de coronavirus e infectado al menos a 72 de sus 165 ancianos, según la dirección de la institución, en la que se han producido hasta ahora 15 fallecimientos. También en una residencia de Würzburg se ha localizado un foco virulento del COVID-19 que ha causado la muertes hasta ahora de una docena de personas.

Informa Juan Carlos Barrena. Corresponsal en Berlín

Leave a Reply