Mercedes GLA, mejorando la especie

Con el nuevo GLA aumenta a ocho modelos el elenco de turismos compactos de la actual generación de Mercedes. Al mismo tiempo, este todoterreno representa el modelo de acceso a la familia de SUV de la marca alemana.

El nuevo GLA mide ahora 1,616 metros de altura con barras longitudinales para el techo (de serie), lo que supone un incremento en más de diez centímetros frente a su predecesor. De aquí resulta una posición más alta sobre el asiento, un rasgo típico de los SUV, y un incremento de la altura hasta el techo en las plazas delanteras. Otra cota que ha aumentado claramente es el espacio para las piernas en la parte trasera, a pesar de que el nuevo GLA es un centímetro y medio más corto que su antecesor con una longitud de 4,41 metros.

Los modelos 4Matic están equipados de serie con el paquete técnico Offroad, que incluye un programa de conducción adicional para circular por pistas, una ayuda para descender pendientes y una animación de los parámetros para la conducción todoterreno en el visualizador de medios, así como una función especial de iluminación para la conducción fuera del asfalto.

El nuevo GLA monta los motores turbodiésel y de gasolina de cuatro cilindros. En comparación con la generación anterior, estos propulsores se distinguen por un aumento claro de las prestaciones, mayor eficiencia y menores consumos y emisiones. Antes del verano se ofrecerá una versión híbrida gasolina-eléctrica denominada GLA 250 e, que acredita un consumo de combustible de apenas 1,6 litros, con emisiones de CO2 de 38 g/km. Su autonomía en modo completamente eléctrico es de 64 kilómetros, lo que permitirá realizar una conducción diaria libre de emisiones.

Motor de acceso

El motor de acceso a la gama de gasolina de cuatro cilindros y 1,33 litros de cilindrada incorporado en el GLA 200 (desde 40.800 euros) registra un consumo de combustible de solo 5,6 litros; la tracción es delantera y lleva un cambio automático de ‘doble embrague’ de siete velocidades. Este propulsor de 163 caballos cuenta con una función de desconexión selectiva de cilindros para mejorar la eficiencia con el motor trabajando a medio régimen.

El siguiente modelo de gasolina, con la denominación 250 4Matic (desde 51.150 euros), con dos litros de cilindrada y 224 caballos de potencia, dispone de tracción integral y cambio automático de ocho velocidades. El extremo superior de las motorizaciones de gasolina es el Mercedes-AMG GLA 35 4 MATIC de 306 caballos.

Ficha técnica Mercedes GLA

Modelo:
200 / 200 D
Combustible:
Gasolina / gasóleo
Cillindros:
4 en línea
Cilindrada:
1.332 cm3 / 1.950 cm3
Potencia:
163 caballos / 150 caballos
Velocidad:
210 km/h. / 208 km/h.
0 – 100 km/h.:
8,7 seg. / 8,6 seg.
Consumo:
6,7 litros / 5,4 litros
Emisiones:
151 gr/km. / 141 gr/km.
Largo:
4,41 m.
Ancho:
1,83 m.
Alto:
1,61 m.
Maletero:
435 litros
Precio:
40.800 euros / 41.125 euros

Todas las versiones turbodiésel equipan un motor de cuatro cilindros de última generación, con dos litros de cilindrada, que destaca por su gran entrega de potencia, bajos consumos y una notable reducción de los ruidos y las vibraciones que redunda en una suavidad de marcha equiparable casi a la de los motores de gasolina. Todos los modelos disponen de cambio automático ‘doble embrague’ de ocho velocidades.

Comienza la gama con el modelo 200 D (41.125 euros), con 150 caballos y tracción delantera; le sigue el GLA 200 D 4 Matic (43.450 euros), con tracción a las cuatro ruedas, y también, 150 caballos de potencia; por último, completa la oferta el modelo 220 D (45.450 euros), con tracción integral y 190 caballos.

El GLA es capaz de reaccionar por sí mismo si el conductor no lo hace. El asistente de frenado activo se encarga en numerosas situaciones de iniciar un frenado autónomo para evitar una colisión o, al menos, para mitigar su gravedad. Hasta una velocidad de unos 60 km/h, el sistema puede frenar asimismo ante vehículos detenidos o ante peatones que cruzan la calzada.

Equipamiento de serie

Ya se admiten pedidos para el nuevo GLA, que llega a los concesionarios en abril, con una dotación de serie que incluye, entre otros muchos, el preequipo para ajustes y para monitorización del vehículo desde el móvil, cámara de marcha atrás, preequipo para navegación con funciones avanzadas, panel táctil Touchpad para el control del sistema multimedia, radio digital, sistema multimedia MBUX con dos pantallas de 7 pulgadas, climatización automática Thermotronic, faros led y llantas de aleación de 18 pulgadas de diámetro.

En el interior, en la sección del lado del conductor, destaca la unidad de pantallas, disponible en tres ejecuciones diferentes: dos visualizadores de 7 pulgadas (17,78 cm), un visualizador de 7 y otro de 10,25 pulgadas (26 cm) y la versión «widescreen» con dos pantallas de 10,25 pulgadas.

El equipo de serie incluye el sistema de información MBUX, que puede configurarse individualmente, un procesador de alto rendimiento, pantallas y gráficas brillantes, una visualización personalizable, un Head-up-Display a todo color, el sistema de navegación con realidad aumentada, «software» con funciones de aprendizaje y el sistema de mando fónico que se activa con la palabra clave ‘Hey Mercedes’ son las ventajas más importantes del sistema.

La posición sobre el asiento en la plaza del conductor y del acompañante es ahora más alta que en el GLA anterior. En comparación con otros modelos similares de Mercedes, el conductor y su acompañante toman asiento a una altura 140 mm mayor que en la Clase A y 50 mm mayor que en la Clase B. También ha mejorado la visión en todas las direcciones en comparación con el modelo precedente.

El banco trasero puede desplazarse opcionalmente 14 centímetros, y es posible colocar el respaldo del asiento trasero en una posición más vertical. El respaldo trasero está dividido de serie en tres módulos en proporción 40:20:40, abatibles individualmente.

En la suspensión del nuevo GLA destaca un sofisticado eje trasero de cuatro brazos. Los tres brazos transversales y un brazo longitudinal que guían cada una de las ruedas traseras aseguran cotas máximas de estabilidad y confort, así como un alto dinamismo longitudinal y transversal.

El ancho de vía ha crecido en más de cuatro centímetros en comparación con el antecesor, a una cota de 1.605 y 1.606 milímetros respectivamente (delante/detrás). La suspensión más holgada y el mayor diámetro de las llantas, disponibles en formatos de 18 a 20 pulgadas, logran un aumento de la altura libre de la carrocería sobre el suelo de 14,3 centímetros.

Tracción integral

El GLA puede equiparse opcionalmente con el sistema de tracción integral permanente 4 Matic, que trabaja con una distribución completamente variable del par motor. Durante la conducción en el modo de carretera se elige para el programa de conducción ‘Eco-Comfort’ una distribución de 80:20 entre el eje delantero y el eje trasero. En el modo ‘Sport’, esta relación es de 70:30. En el modo para todoterreno, en cambio, la distribución básica de la fuerza es equilibrada, al 50:50.

El paquete técnico Offroad incluye además un programa adicional de conducción, que no adapta solamente la tracción integral 4 Matic, sino también el despliegue de potencia del motor y la regulación del ABS para terrenos ligeramente accidentados fuera de las pistas asfaltadas.

La ayuda para descender pendientes DSR mantiene de forma automática una velocidad preseleccionada entre unos 2 y 18 km/h, que el conductor puede consultar en el visualizador del cuadro de instrumentos. El asistente contribuye con intervenciones precisas en los frenos a que el conductor mantenga el control sobre su vehículo al descender pendientes empinadas.

Leave a Reply