La manifestación del 8-M salió con 20.000 casos en la Comunitat

Ayer, a las seis y media de la tarde, en China había 81.897 casos diagnosticados por coronavirus. Estados Unidos ya estaba por delante con 92.932 positivos e Italia se situaba en tercera posición a apenas 1.300 casos de China. Hoy, cuando lea esta información, los italianos estarán en segundo lugar y España navegará con velocidad de crucero para situarse en tercer lugar. La Universidad Jonhs Hopkins de Baltimore, uno de los organismos más autorizados para analizar la pandemia, asignaba a España 64.059 infectados.

El estudio que lidera la Politècnica de Barcelona, cuyo último informe publicó ayer, vaticina que mañana las cifras oficiales de afectados por la enfermedad rondará los 90.000 casos, con una horquilla que oscila entre los 85.000 y los 95.000 enfermos. Para hoy, este estudio matemático sitúa el número de diagnosticados en un punto medio de 77.000 infectados.

En la Comunitat Valenciana, la previsión es que el número de nuevos positivos por coronavirus empiece a contenerse con una leve bajada en el número de infectados, lo que permitiría empezar a contener la curva autonómica de contagios. Hoy se espera superar la barrera de los 4.000 casos en la Comunitat y que el lunes se superen los 5.000, aunque la previsión a tres días vista es que mañana y pasado los infectados estén por debajo del medio millar diario.

Con los datos oficiales en la mano, el 8 de marzo, uno de los días señalados por el contagio incontrolado del virus debido a las manifestaciones del día de la mujer, en la Comunitat Valenciana los positivos por coronavirus sin detectar llegaban casi a los 20.000. Las cifras oficiales, aportadas por la consellera de Sanidad, Ana Barceló, es que en el territorio valenciano sólo había 409 casos oficiales. Unos datos que reflejan que los diagnósticos están muy alejados de la estimación real.

Varios portavoces autorizados y representantes de la Organización Mundial de la Salud reconocen que el número de positivos reales está muy por encima de los datos oficiales. La falta de pruebas para detectar los caos provoca que los números no se correspondan con una radiografía fidedigna de la situación.

En España, la víspera de la manifestación del 8-M, cuando el director del Centro de Emergencias, Fernando Simón, recomendaba que el que quisiera ir a la protesta lo hiciera, el número de enfermos por coronavirus se acercaba a las 400.000 personas. Ahora, y según apuntan los expertos, la cifra a nivel nacional se puede disparar por encima de los tres millones. Un dato que si fuera oficial haría descender la tasa de letalidad nacional del Covid-19.

Leave a Reply