España lidera las ciberestafas con el coronavirus como gancho

El coronavirus es la estrella de los bulos y el Ministerio del Interior ya alertó en el inicio de esta semana de una quincena de ciberestafas que utilizan como gancho a la pandemia, de las que los expertos policiales destacan la peligrosidad de una web que ofrece falsos diagnósticos de la enfermedad, según informaron fuentes de ese departamento. En tiempo de confinamiento obligatorio y estar más tiempo conectados a la red, expone a la población más de lo habitual a algunos riesgos. Cualquier suceso de actualidad es aprovechado por los ciberdelincuentes para sacar el máximo provecho a las circunstancias.

La Guardia Civil vuelve a incidir en los ciberdelitos y ha destacado en la rueda de prensa diaria del bloqueo de una web de donaciones de coronavirus que pedía transferencias bancarias de 1.000 euros para luchar contra la pandemia. Los buitres acechan y proliferan los timos. Las brigadas de investigación tecnológica están investigando de donde vienen y permanecen alerta. Además en ciberestafas@guardiacivil.org se puede informar a los agentes de las estafas que detecten los ciudadanos.

Del mismo modo, han alertado a través de las redes sociales de la aparición de un virus que trata de hacerse con el control de los terminales que lo abran sin ser conscientes de su peligrosidad. Se trata de un correo electrónico que simula tener el remedio para combatir el coronavirus de forma casera gracias a una vacuna. El e-mail lleva un archivo adjunto en formato .zip que debe ser descargado por la persona para poder acceder a la supuesta receta que tiene la fórmula mágica contra la crisis que azota ahora mismo el planeta. Pero, en realidad, el correo electrónico es paradójicamente un virus.

Tal y como alertó hace unos dias el Centro Criptológico Nacional, en estos momentos, existen registrados más de 24.000 dominios en Internet que contienen los términos coronavirus, corona-virus, covid19 y covid-19. De ellos, más de la mitad, 16.000, han sido creados en este mes de marzo (10.000 en los últimos diez días) y un alto porcentaje con fines maliciosos. Los cibercriminales utilizan estas palabras en sus comunicaciones para generar una reacción en su interlocutor.

Los ciberdelincuentes pueden aprovechar la crisis de la COVID-19 para atacar nuestros ordenadores, tabletas o teléfonos móviles y robarnos datos sensibles o personales. Este miércoles la compañía de ciberseguridad Kaspersky alerta en un comunicado que España es el país más afectado por el troyano bancario que saca provecho del coronavirus.

El troyano bancario Ginp, capaz de insertar mensajes de texto falsos en la bandeja de entrada de una aplicación de SMS, acaba de incorporar una nueva funcionalidad que aprovecha la actual pandemia.

Así, una vez que se descarga en el teléfono de la víctima, este troyano puede recibir una orden del atacante para abrir una página web titulada «Buscador de Coronavirus», que afirma que hay personas cercanas infectadas con el virus. Para saber dónde están estas personas, se le pide a la víctima que pague 0,75 euros. Si la víctima está de acuerdo, se le transfiere a una página de pago. Sin embargo, una vez que se han introducido los datos de pago, a la víctima no se le cobra esta suma ni recibe ninguna información sobre los «infectados». En cambio, la información de su tarjeta de crédito acaba de ser entregada a los ciberdelincuentes.

Leave a Reply