En tiempos revueltos criticar es fácil

En tiempos difíciles la crítica debe ser comedida y constructiva; dificultades ya tenemos suficientes con las que hay. En casi todas las situaciones difíciles e inciertas es muy fácil encontrar decisiones o actos que usar como crítica, especialmente si uno se pone a buscarlos con objeto de aprovechar la situación para debilitar a los que considera enemigos o adversarios, y que ya están suficientemente apurados. En tiempos de crisis hay que aunar fuerzas; si entonces la oposición aprovecha para atacar, la defensa es no escuchar; pero si colabora fielmente se oirá lo que dice y se agradecerá. Y la ciudadanía respirará hondo y tomará nota. Colaborar en momentos como este no tiene nada que ver con la debilidad, es cumplir con la obligación de todo parlamentario en tiempos inesperados y difíciles de contribuir a la gobernabilidad. Tiempo habrá luego.

Eliseo Pascual Gómez. Alicante

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply