El BCE relaja las exigencias a los bancos para que presten más en la crisis

El BCE ha tomado medidas excepcionales de flexibilidad normativa para hacer frente a la pandemia de la Covid-19. Este viernes por la tarde ha hecho pública una nota en la que anuncia que otorga a los bancos mayor flexibilidad en el uso del capital ante la posible llegada de créditos morosos siempre y cuanto estén respaldados por garantías públicas o estén afectados por las moratorias que han decretado varios países, como España. El objetivo del BCE es evitar que las entidades cierren el grifo de los préstamos ante el temor de que las empresas y las familias entren en situación de morosidad y acaben con la salud de los balances de las entidades, es decir, evitar el efecto procíclico que tiene la contabilidad.

Según una nota que ha remitido este viernes la institución que presidente Christine Lagarde, el supervisor bancario europeo flexibilizará de forma temporal la clasificación de préstamos como “improbable su pago” (unlikely to pay, en inglés) cuando esta deuda este respaldada por la cascada de avales públicos que han anunciado los Gobiernos durante esta semana. El español, por ejemplo, ha anunciado el lanzamiento de 100.000 millones en este tipo de garantías. La entidad anuncia también que permitirá “cierta flexibilidad” en los créditos afectados por moratorias. El Gobierno español también ha decretado dentro de las medidas tomadas dentro del estado de alarma una moratoria hipotecaria para aquellas personas que pierdan su empleo por causa de la pandemia.

Relajar las provisiones por morosidad

La medida supone poder utilizar reservas de capital que ya tenían dotadas por valor de 120.000 millones que, según los cálculos del BCE, “podría usarse para absorber pérdidas o financiar hasta 1,8 billones de euros”. El objetivo es que las entidades puedan continuar cumpliendo su papel de financiar hogares y empresas contra el virus y suavizar el choque económico que supondrá. Se flexibilizará la clasificación de los créditos en riesgo de ser morosos gracias a las garantías públicas.

En definitiva, el BCE está mandando el mensaje a los bancos que no deben ser demasiado pesimistas cuando elaboren sus modelos de previsión económica para tres, cinco o más años con los que calculan las pérdidas esperadas (y por lo tanto las provisiones) en los próximos meses y años. Es decir, está admitiendo que los equipos supervisores del Mecanismo Único de Supervisión (MUS) no serán tan estrictos como hasta ahora a la hora de exigirles provisiones. Con este planteamiento, en la práctica les está permitiendo reducir las provisiones y tener más capital disponible. No obstante, las entidades tendrá que convencer a sus auditores de que estos cálculos no pesimistas están justificados.

Por otro lado, la banca española está negociando con el Gobierno que el Estado cubra hasta el 80% del riesgo de los créditos concedidos para salvar la falta de negocio provocada por el estado de alarma.

Acción coordinada de los grandes bancos centrales del mundo

El Banco Central Europeo (BCE), la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón, el Banco Nacional de Suiza y el Banco de Canadá han lanzado una nueva acción coordinada dirigida a mejorar la provisión de liquidez en dólares mediante la celebración a diario, y hasta al menos el final del próximo mes de abril, de subastas de liquidez en la moneda estadounidense con un vencimiento a siete días.

“Para mejorar la eficacia de las líneas swap en la provisión de financiación en dólares, estos bancos centrales han acordado incrementar la frecuencia de las operaciones con vencimiento a siete días desde semanalmente a diariamente”, informó el BCE en un comunicado, precisando que la primera de estas subastas diarias tendrá lugar el próximo lunes, 23 de marzo, y se mantendrán al menos hasta final de abril. Asimismo, el BCE precisó que se continuarán celebrando semanalmente las subastas de liquidez en dólares con vencimiento a 84 días.

Los acuerdos de líneas swap entre los bancos centrales suponen facilidades permanentes disponibles que sirven como “un importante respaldo de liquidez para aliviar las tensiones en los mercados de financiación globales, lo que ayuda a mitigar los efectos de tales tensiones en el suministro de crédito a los hogares y las empresas, tanto a nivel doméstico como en el extranjero”.

Este miércoles, los bancos europeos solicitaron 112.085 millones de dólares (103.266 millones de euros) en dos subastas de liquidez llevadas a cabo por el BCE. En concreto, 22 entidades pidieron 36.265 millones de dólares (33.411 millones de euros) al 0,45% de interés durante la subasta semanal con vencimiento a siete días, que, a partir de este lunes, pasará a ser diaria en virtud del acuerdo alcanzado. Una semana antes, en la anterior operación del mismo tipo, las entidades europeas habían solicitado solo 45 millones de dólares (42 millones de euros).

Por otro lado, 44 bancos acudieron a la subasta de liquidez en dólares con vencimiento a 84 días, en la que solicitaron 75.820 millones de dólares (69.855 millones de euros). El interés será del 0,38%.

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Leave a Reply